martes, 12 de abril de 2016

Tutorial como pintar cobre oxidado

Esta entrada debería haber sido publicada hace eones, en concreto después de ESTA el problema vino de que un "eliminar formato" elimino algo de mas, lo que viene siendo que me dejo la entrada en blanco estando ya terminada. Por supuesto que le di a salir y a no guardar cambios, pero blogger paso de mi, yo me cabree, así que he estado un tiempecillo sin entrar.
Bueno, vayamos al tema que nos ocupa como ya tenemos nuestra receta para el color ahora solo falta saber como aplicarlo para que parezca que nuestras armas cúpricas (cobre puro, bronce, latón...) parezcan recién sacadas del mar.

Para mas información....



Para comenzar a imitar el aspecto de la espada de arriba imprimamos el modelo de negro, ya que queremos que el resultado quede oscuro. Aunque este color no es 100% obligatorio.
A continuación se da una segunda capa uniforme de rojo, esto dará una tonalidad que sera cubierta por el color metálico con mayor facilidad. Ademas que favorecer la aparicion del color rojizo que queremos obtener.

Nota: esta capa depende del metalico que se va a pintar, por ejemplo para el latón esta capa deberá ser amarilla.
Teniendo el terreno ya preparado para lo que queremos conseguir daremos por fin el color que da nombre a esta entrada, el cobre. Que nos ha quedado perfectamente brillante y reluciente, recién salido de nuestro herrero de confianza.

Pero.... esa mano esquelética no puede llevar un arma tan genial, lo primero será ensuciarla.
 
Comenzamos con lavados de tinta negra, a.k.a pintura diluida se darán tantos lavados y con una concentración de pintura que nos convenza hasta que el resultado sea el deseado. Esto conseguirá dos cosas, por un lado matara el brillo de los pigmentos metálicos y por otro nos acentuará las sombras y recovecos.
Resultado principal metal sucio.

 

Por ultimo tomaremos nuestro bote de turquesa casero ( O de pago, yo ahí no opino) y podremos dar comienzo a la etapa final del proceso. Para ello al igual que en la etapa anterior daremos una sucesión de lavados a la pieza hasta alcanzar el grado de oxidación deseado 

Finalmente aquí esta el resultado de nuestro proceso.
Espero haberos inspirado para oxidar vuestras armas.

¿Se parece a la de la primera foto?


No hay comentarios:

Publicar un comentario